El Vigía

Dudas, mitos y verdades sobre la pobreza en Uruguay

 En entrevista con la diaria, el economista Matías Brum, profesor del Instituto de Economía (Iecon) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República e investigador especializado en temas de pobreza, aceptó un diálogo sin eufemismos buscando echar más luz al asunto.

¿Cuánto creés que saben los uruguayos sobre la pobreza –qué es, cómo se mide y cuánta cantidad de gente pobre hay en el país–?

No lo tengo claro, es una mala respuesta inicial. El tema es el siguiente: conceptualmente los uruguayos tienen una idea de lo que es el concepto de pobreza, y el uruguayo promedio tiene una idea ligada a lo que entendemos como pobreza multidimensional. Vos hablás con cualquier persona, le decís cuánto es la línea de pobreza y se te ríen, te dicen “pero hay un montón de hogares que ganan más que eso y son pobres, está mal esa definición”.

Entonces, hay una intuición y una percepción de que la pobreza es un fenómeno que toca a mucha gente, más de lo que la estadística sugiere, pero eso coexiste con una percepción bastante errada que tiene la gente acerca de su propia ubicación en la distribución del ingreso. Esa es una cosa que se da en Uruguay y en otros países: todo el mundo piensa que es de clase media. Pasado a datos: en enero de 2020, un hogar de Montevideo con una persona que gane más de 15.000 pesos no es pobre.

Yo le digo a un uruguayo promedio que si ganás eso no sos pobre y se te ríe en la cara, porque todo el mundo sabe que no vivís con eso. Ahora, vos le decís a una persona que gana 50.000 pesos o 40.000 pesos, que está en el top 20% de la distribución del ingreso, y tampoco lo cree. Me parece que el uruguayo no es consciente de los niveles de pobreza que existen, pero a la vez es consciente de que hay mucha gente pasando privaciones que no pasan por lo monetario, o que con lo monetario sólo no alcanza. A mi entender, coexisten estas dos aproximaciones a nivel colectivo.

Asocio esto con algo que se suele decir, que la pobreza es un fenómeno invisibilizado por la sociedad. ¿Coincidís?

Estoy de acuerdo. Me parece que el uruguayo es sensible, en esa lógica de decir ‘hay más gente viviendo en la calle’, eso sí lo ve. En Estados Unidos tienen una expresión que es working poor, pobres que trabajan. Ellos tienen el siguiente problema: en su imaginario el pobre es aquella persona que no tiene ingresos o tiene ingresos muy bajos, y está asociado a alguien que no labura, que se droga o que tiene problemas mentales. Y las estadísticas muestran que hay un montón de gente que tiene un trabajo, o dos, y con lo que gana no le alcanza para salir de la línea de la pobreza.

Creo que en Uruguay pasa una cosa de ese estilo. Está la idea instalada de que la pobreza está asociada a la privación, y eso se ve cuando uno sale a la calle y ve más gente durmiendo a la intemperie, o cuando hay más gente haciendo cola en una olla popular. Ahora, capaz que un uruguayo promedio se cruza en la calle con un laburante y no se le ocurre pensar que esa persona es un trabajador que integra un hogar pobre.

¿Eso tiene que ver con la lógica más meritocrática de las sociedades actuales?

Claro, “¿cómo vas a ser pobre si tenés laburo?”; puede pasar y de hecho pasa. Es un mito la idea de que los hogares pobres están compuestos por una mujer que no trabaja y tiene siete hijos. Eso en la estadística no está. Los hogares pobres en su mayoría tienen un solo jefe de hogar, pero esa persona labura, y tiene uno o dos trabajos. Sí está en la informalidad, y ahí aparecen un montón de cosas que se retroalimentan. Lo de la invisibilización es eso, vas caminando por la calle, ves gente que trabaja, un feriante, alguien que tiene un puesto en una esquina, gente que hace un montón de cosas de laburo, a los que uno mentalmente no los cataloga así; pensás “no puede ser que esta persona integre un hogar pobre”, y en realidad sí lo integra.

¿Y cuánto de todas esas características de percepción de la pobreza de los uruguayos creés que tiene que ver con la forma de medición monetaria con base en el ingreso?

A mí me parece razonable pensar que la pobreza es un fenómeno multidimensional, todo el tiempo los economistas decimos eso. Muy lindo eso, pero ¿cómo lo medís? El INE [Instituto Nacional de Estadística] va a ser un indicador multidimensional, es complicadísimo hacerlo y es dificilísimo implementarlo, llevarlo a la práctica y estimarlo para atrás. Entonces, la medida de pobreza por ingreso es arbitraria; más allá de que hay una lógica detrás, eso no contempla si los hijos van a la escuela, si el trabajador es informal, si tienen acceso al sistema de salud, no contempla un montón de cosas que entrarían en la medición multidimensional.

Es como un límite arbitrario [la línea de pobreza] pero que está muy sólido, te permite hacer comparaciones entre los años y es bastante eficaz en calcular lo que pasa con las otras cosas, especialmente en el corto plazo. De un año al otro la pobreza se te dispara tres puntos medida por el ingreso [como ocurrió en 2020], no tengo idea cuánta era la pobreza multidimensional antes, pero creció mucho también, no hay otra. El problema es que la medición por ingresos en el mediano plazo termina erosionando las otras partes de lo multidimensional. Digamos que [el método de medición por ingresos] no es muy bueno, pero es rápido y fácil de comparar en el tiempo.

¿Entre lo negativo está la temporalidad? Yo un año puedo estar ganando más de 15.000 pesos, pero eso no garantiza que pueda lograr solucionar necesidades básicas insatisfechas.

Sí, está la temporalidad. Un ejemplo que pongo es que si vos tenés una gotera en tu casa, y si ganas 600 pesos por arriba de la línea de la pobreza, vas a necesitar un montón de meses para juntar la plata para comprar los materiales o llamar a un albañil para que te arregle la gotera. Superar el umbral no quiere decir que soluciones lo otro. Ahora, si vos estás por arriba de la línea de la pobreza y bajaste de ingreso un poco, en general los hogares en lo primero que dejan de invertir es en el mantenimiento de la vivienda, porque tenés que comer. Si estás un año sin arreglar la gotera, eso te va a comer los cimientos y te va a joder la casa.

Entonces, es esperable pensar que una caída en el nivel de ingresos te puede aumentar los problemas multidimensionales. Y también es razonable pensar que una suba por encima del nivel de ingreso no te soluciona inmediatamente los problemas multidimensionales. La línea de pobreza, al final, mide, entre comillas, mal la aproximación a lo que sería la pobreza coloquial, pero es muy útil para hacer comparaciones en el mediano o largo plazo, para seguir el fenómeno en dos, tres años o más años. No quiere decir que no necesites calcular la otra [la pobreza multidimensional], pero alcanza con que en este último año la medición por ingresos creció tres puntos para saber que se complicó todo y no necesitás la otra metodología.

¿Hay ejemplos de países que tengan alguna otra forma de medición más avanzada?

Los países de América Latina, y los más pobres en general, suelen medir la pobreza en términos absolutos: tenés un umbral de dinero y si el hogar está por debajo es pobre. Ahora bien, ¿qué pasa cuando las sociedades son relativamente más ricas? Empieza a ser un poco más difícil definir esa especie de canasta de subsistencia, porque, hablando mal y pronto, hay países en los cuales comer y vestirse son cosas que más o menos socialmente están solucionadas.

Entonces, algunos hacen lo que se llama una línea relativa. Eso tiene una ventaja y un inconveniente. La idea es la siguiente: agarrás a toda la población, la ordenás de menor a mayor en ingresos, ves cuál es la mediana –cuánto gana el hogar del medio, por decir algo, 20.000 pesos– y decís: “Todo hogar que gane menos de un tercio de la mediana es pobre”. Hacés como una definición arbitraria y decís que la gente que está en la parte más baja de la distribución del ingreso, no me importa si con esa plata pueden comer o tomarse un ómnibus, es gente que yo entiendo que está en condición de privación. Esto lo hacen países sobre todo del viejo bloque del este [que formaban parte de la URSS].

¿Eso implica que inevitablemente siempre va a haber una población pobre?

Sí. Cuando hacés esa medición estás tratando de aproximarte a una noción de pobreza que va más allá de llegar a los bienes básicos para no morirse de hambre, pero te va a pasar, sí, que nunca va a dejar de haber pobres. Yéndome para otro lado, cuando Cristina Fernández salió a decir que en Argentina había menos pobres que en Alemania, el tema es que los alemanes miden la pobreza de manera tal que siempre van a tener pobres. Pero al pobre alemán no me lo compares con el pobre argentino, que vive en una villa miseria, come basura y tiene la misma camiseta puesta toda la semana. Ahí está un poco el problema. Vos tenés sociedades ricas que definen la pobreza de manera tal que aproximan mejor ese problema, pero que introducen este tema de que nunca van a estar sin pobres, y para los países como nosotros es un poco chocante.

¿En la región no hay países que apliquen este método?

No. Lo que hay son países que tienen medidas oficiales multidimensionales muy buenas, como México, Chile o Colombia. Ellos combinan, porque agarran la línea de pobreza absoluta, pero se fijan en otras cosas: si tienen acceso a la educación, si son informales, cómo está la vivienda, y ahí calculan. En Chile, por ejemplo, midiendo por una línea de pobreza como la nuestra, les dio que en 2017 había 400.000 personas en pobreza extrema y un millón en pobreza no extrema –lo que sería nuestra indigencia y nuestra pobreza–; y la pobreza multidimensional les dio que tenían 3,5 millones de pobres.

En México hacen distinto, miden la pobreza multidimensional y dicen: “Para ser pobre hay que estar por debajo de la línea de pobreza y además tener algún problema de estos”. A ellos la pobreza multidimensional les da más baja, porque si ganás menos de 15.000 pesos pero no tenés problemas de salud, ni de vivienda, ni de educación, ni de trabajo, no tenés ningún problema de los definidos, entonces no sos pobre multidimensionalmente.

Fuente: La Diaria, Mathías da Silva

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.