El Vigía

El olvidado y extraordinario «Woodstock negro» que fue «crucial para la identidad afroestadounidense»

Verano de 1969: Neil Armstrong pone un pie en la Luna, Woodstock se convierte en un hito del movimiento de la contracultura, y Stevie Wonder, Nina Simone, Mahalia Jackson y BB King tocan ante más de 300.000 personas en Festival Cultural de Harlem.

Dos de estos eventos han adornado las portadas de los libros de historia del siglo XX desde entonces. El tercero ha sido casi olvidado.

Hasta ahora.

Un nuevo y premiado documental, The Summer of Soul, se propone corregir lo que cree que es un grave error cultural: el hecho de que lo que podría haber sido el «Woodstock negro» haya sido ignorado en gran medida durante más de medio siglo.

El director de la película, Ahmir Thompson, también conocido como Questlove, dice que el olvido del Festival Cultural de Harlem es parte del «fenómeno muy extendido de borrar la historia negra».

40 horas de imágenes

A Questlove se le conoce más por ser el baterista de The Roots, la banda que toca en el show de TV estadounidense de Jimmy Fallon.

También fue DJ en los Oscar de este año y es profesor en la Universidad de Nueva York, experto en Historia de la Música Negra.

Questlove se sorprendió de no haber oído hablar de este evento, uno que ahora cree que es de gran importancia.

Hablando apasionadamente desde Nueva York, la estrella explica cómo en 2017, de la nada, dos productores de cine, Robert Fyvolent y David Dinerstein, le ofrecieron 40 horas de filmación de este festival, que se desarrolló durante seis domingos de junio a agosto de 1969 en el Mount Morris Park de Nueva York.

Él está muy interesado en compartir la historia, que también era nueva para él.

«El Festival Cultural de Harlem fue un evento organizado por dos caballeros, Tony Lawrence [quien contrató los números] y Hal Tulchin [quien lo filmó]», le dice a BBC News.

«De cierta manera lograron reunir a algunos de los rebeldes de su época. Estamos hablando de Stevie Wonder, Nina Simone, Sly & Family Stone, Ray Barretto, Olatunji, Hugh Masekela, Edwin Hawkins Singers, BB King, comediantes, políticos, todos estaba allí.»

Mientras que Woodstock fue inmortalizado en un documental ganador de un Oscar, lo que ayudó a hacerlo famoso en todo el mundo, el Festival Cultural de Harlem solo se transmitió en forma de dos programas de una hora con las mejores partes en una estación de televisión local de Nueva York y nunca se repitieron.

Las imágenes son notables, lo muestran todo, desde la alegría de Stevie Wonder tocando un solo de batería bajo un paraguas en medio de un aguacero, hasta la intensidad de la sección donde Nina Simone le pregunta a la audiencia si está «lista para destruir cosas de blancos, para quemar edificios».

Summer of Soul, que ganó el Gran Premio del Jurado en la categoría documental del Festival de Sundance en 2021, es mucho más que una película sobre un concierto.

Utiliza el evento para examinar hasta dónde 1969 fue un punto de inflexión para la identidad negra.

«Hasta ese momento nos avergonzaba que nos llamaran africanos», explica Questlove.

«Si realmente querías llamar a alguien con un nombre insultante en la comunidad negra, lo llamabas africano, y luego te preparabas para una pelea».

«Así de arraigado y así de profundo era ese tipo de odio hacia nosotros mismos desde, ya sabes, desde hace siglos. Y así, lo que acabó sucediendo en 1969 fue un cambio de paradigma«.

Y agrega: «Llega una nueva generación y simplemente tiene una nueva forma de pensar, no es como la generación de Martin Luther King. Es la generación Black Panther y se llaman a sí mismos negros».

«Diría que las semillas del Black Joy se plantaron en 1969, con nuestra expresión, nuestro estilo, nuestra moda, nuestra música, nuestra creatividad».

Fuente: BBC Mundo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.