El Vigía

Los lados del mostrador.

Un refrán muy conocido afirma que ‘’todo depende del lado del mostrador que estés’’. Partiendo de una obviedad (no es lo mismo ser el bolichero que el cliente) lo que pretende desnudar la frase, es que nuestras conductas, y los razonamientos que las sostienen, no sólo pueden, sino que van a variar en función del lugar que ocupemos en determinado momento.

Por supuesto, pocas actividades se prestan más para el uso de esta máxima de sabiduría popular que la política, y más concretamente la política partidaria.

Ejemplo sobran, acá y en el mundo, de líderes, dirigentes, legisladores y partidos, que cuando estaban en la oposición decían unas cosas, y cuando llegaron al gobierno cambiaron de discurso sin que se les moviera demasiado el pelo. Por algo la política desde sus orígenes ha estado ligada a la retórica, la disciplina (en algunos casos elevada al nivel de arte) de persuadir, conmover y convencer a los demás, a los otros, mediante el uso de la palabra.

El problema es cuando se abusa de la retórica, dejando de lado cualquier atisbo de coherencia. De hecho, creo que una de las causas del desprestigio en que ha entrado la política partidaria, es precisamente la cantidad de ejemplos negativos que tenemos en este sentido. De políticos que sin ningún atisbo de vergüenza, dicen una cosa estando en determinado rol, y luego, cuando les toca estar en otro lugar, cambian ese discurso, como si vivieran en un presente permanente, sin pasado ni archivo que respalde ese pasado.  

El ejemplo más reciente de lo que digo lo ha dado el Partido Nacional con la expulsión de sus filas del edil canario Juan López. Esta resolución vino después que el edil diera su voto en la Junta Departamental de Canelones, para la aprobación de un Fideicomiso de obras y compra de maquinaria por 44 millones de dólares, pagaderos en un plazo de 20 años. El año pasado el Intendente Orsi había negociado un fideicomiso mayor, por 80 millones de dólares, con la bancada opositora, que no prosperó. El pasado lunes, presentó el nuevo proyecto, y el martes en la sesión de la Junta, logró los 21 votos necesarios: los 20 ediles del Frente, y el edil López.

Luego de esto, las redes sociales ardieron con declaraciones de todo tipo de dirigentes y militantes del Partido Nacional, y de la coalición de gobierno, enfurecidos con la actitud de López. Sebastián da Silva (un bufón que ocupa banca de Senador) llegó a afirmar en conferencia de prensa: ‘’Pinta mucho lo que sería una presidencia de Orsi, comprando votos de canuto, en secreto…’’.

Ayer,  el edil se enteró que fue expulsado, tanto de Alianza Nacional (el sector que integraba) como del Partido Nacional. Según Pablo Iturralde, porque ‘’naturalmente, los hechos hacen que él se haya colocado por fuera del Partido’’.

Sin ningún ánimo de meterme en la interna del Partido Nacional, me llaman la atención dos hechos en todo este episodio.

El primero, es la celeridad con que se procesó la expulsión del edil. Fue una expulsión sumaria, sin derecho a réplica ni defensa por parte del castigado. Sorprende más aun porque en otros casos, que incluyen posibles delitos como el del ex Intendente de Soriano (Agustín Bascou) no se tomó una decisión tan tajante ni en menos de 24 horas.

Y lo segundo, es que siendo oposición, y aun siendo oficialismo, el Partido Nacional siempre ha defendido que se trata de un partido de ‘’hombres libres’’, que está en contra de mandatar a sus legisladores votar por razones de disciplina partidaria, como sí lo hace el Frente Amplio. De hecho, en los pasados 15 años hubo una crítica constante a las ‘’manos de yeso’’.

El tema es que las ‘’manos de yeso’’ pueden ser tanto para votar a favor como en contra. La votación en bloques existe. Y en este caso, el edil expulsado parce que es expulsado del partido por actuar como un hombre libre y votar sin mano de yeso, dentro de su bancada. Y esa actitud, paradójicamente, termina en su expulsión.

Citando al conocido personaje Darwin Desbocatti: ‘’El partido de los hombres libres (…) mostró una disciplina partidaria exprés, que es la envidia del Partido Comunista’’.

Situaciones como esta no ayudan en nada a tender puentes ni generar posibles acuerdos. Por el contrario, dinamitan cualquier posibilidad de negociación, y nos hacen parecernos más a la Argentina y sus grietas, demostrando que en el fondo no somos tan distintos como creemos. Las palabras de Da Silva resultan brutalmente honestas: no querían aprobar el Fideicomiso al gobierno de Orsi, porque lo visualizan como un posible candidato presidencial del Frente Amplio.

Esta actitud de las autoridades nacionales del Partido Nacional, complica además a los Intendentes de su propio partido en posibles futuras negociaciones de fideicomisos, u otros proyectos de desarrollo para los que precisen mayorías especiales. Vale recordar que en Rocha, si bien no prosperó, para el primer proyecto de fideicomiso presentado se precisaban 5 votos de la oposición, y el discurso desde el oficialismo era que había que trascender la política partidaria, pensar en la Rocha del futuro, en las obras para su gente. Más o menos lo mismo que ahora sostuvo López para dar su voto.

Afortunadamente tenemos ejemplos como el de Maldonado, departamento en el cual, hace pocas horas se aprobó, con el voto unánime de la Junta, un fideicomiso por 35 millones de dólares para el realojo del Barrio Kennedy, uno de los asentamientos más antiguos del país.

En este caso, y a diferencia de lo que sucedió en Canelones (y también en Rocha) oficialismo y oposición se sentaron a negociar, en forma conjunta, y lograron desarrollar un plan que logró dejar conformes a todos, y con el que se beneficiará una importante cantidad de familias.

La política, entendida como actividad superadora y trascendente, es eso: dejar de pensar y reaccionar con la lógica del lado del mostrador en que estoy, y construir puentes que permitan cambiar la realidad en forma positiva para quienes no tienen tiempo ni de retórica, ni entienden de lados del mostrador.

Por : Rodrigo Tisnes ( Diario El Este)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.