El Vigía

Propuesta vieja

Para diputada del FA, Micaela Melgar la propuesta de internación “involuntaria” del Mides es “vieja” y “no tiene resultado”

La exdirectora del Programa Calle del Mides, resumió a la diaria que la propuesta de Lema es “vieja”, que “ya se probó que no tiene resultado” y que “no ataca lo que tiene que atacar” respecto del egreso de las personas privadas de libertad, que en muchos de los casos terminan en situación de calle.

Melgar explicó que “la compulsividad”, que es “retirar a las personas de la calle compulsivamente, no voluntariamente”, se hacía antes de este gobierno a través de “la ley de faltas o por los juzgados que determinaban el ingreso involuntario” y también “se acompañaba con la Policía”.

Asimismo, para la exdirectora “lo que termina pasando es que el Estado pone un foco especial en este consumo y no en el resto de los consumos problemáticos que tiene este país. ¿Por qué es más grave que una persona en calle use problemáticamente una droga y no es tan grave que una persona en otra situación social use problemáticamente una droga? ¿Por qué nadie prevé una situación involuntaria en el caso de una persona que usa cocaína todos los días en su lugar de trabajo, y todos los fines de semana usa alcohol y metanfetaminas?”, se preguntó Melgar.

Un Estado “ausente” y una JND que “ha fallado”

“La iniciativa me parece espectacular”, afirmó a la diaria Martín Sodano, diputado por Cabildo Abierto e impulsor de un proyecto de ley que promueve la rehabilitación como alternativa a la privación de libertad ante delitos asociados al consumo de drogas “Hoy el Estado es un Estado ausente totalmente en lo que es esta materia”, continuó.

Para Sodano, “tal es así” la ausencia del Estado en relación con el consumo problemático de drogas, que “en varios de los artículos” de la ley de regularización de la marihuana “se habla de los lugares de rehabilitación que tiene que haber, pero nada está funcionando de todo eso”.

“Creo que desde la Junta Nacional de Drogas la parte de lo que es rehabilitación ha fallado”, puntualizó, y puso como ejemplo que “solamente entre Remar y Beraca, dos instituciones privadas, religiosas, tienen 2.000 camas de rehabilitación, y el Estado, entre las propias y las contratadas, llega a 235 camas”.

“Esta gente en situación de calle, con problemas de adicciones, si podía acceder a un lugar, era a un centro nocturno. Y se usaba la ley de faltas contra su voluntad, para levantarlos de la calle, pero no para tener una rehabilitación”, resumió. Para el diputado, en el tema entra una “discusión filosófica: qué está primero, si el derecho a la libertad individual o el derecho a la vida”.

Fuente: La Diaria.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.