El Vigía

Un millón de colillas

Desde el 5 de junio de 2019, el colectivo juveniNo más colillas trabaja para generar conciencia sobre el impacto de las colillas en el medio ambiente.

Desde ese momento trabaja en la concientización de la población sobre la necesidad de reciclar un residuo que es muy contaminante. En el camino, el grupo conoció a Nicolás, quien con su iniciativa Teko, fue incubado en la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), y que buscaba cómo reciclar el residuo de los cigarrillos.

En el marco del Día de Medio Ambiente, Teko y No más colillas lanzan la campaña One Million Butts, o simplemente One, una iniciativa que se propone recolectar un millón de colillas en seis meses.

Si bien la cifra parece ambiciosa, de acuerdo con los datos de la organización en Uruguay se desechan unos cinco millones de colillas al día.

Joaquín Bentancor, fundador de No Más Colillas, dijo a El País que para lograr el objetivo se necesita el “apoyo del gobierno desde lo que son municipios, intendencias, juntas departamentales, ministerios y también el Poder Legislativo”.

“Estamos realizando contactos con distintos organismos del estado para promover leyes en este sentido”, añadió Bentancor en diálogo con El País.

Hasta el momento las colillas recolectadas por la organización eran procesadas por Teko en placas de acetato de celulosa para fabricar armazones para lentes; en esta ocasión el objetivo es que ese millón de colillas se convierta en pintura.

“La colilla está hecha de tres elementos: papel, tabaco y acetato de celulosa (eso que parece algodón). Ese plástico de degrada, se logra una matriz reciclada y a partir de esa resina, que es como un plástico chiquito, se funde y se logra un nuevo material que puede ser moldeado a gusto”, explicó Bentancor.

Una de las ventajas del material es que puede teñirse con pigmentos orgánicos y eso es lo que se aprovecha al momento de convertir el residuo en pintura.
“Esto es una innovación de Teko y lo que queremos es que a partir de esas tinturas logremos el primer mural de materiales reciclados. Vamos a invitar a artistas callejeros a participar; ellos ya están trabajando en murales hermosos por toda la ciudad”, indicó a El País.
Si bien aún no se abrió la convocatoria a quienes quieran participar de la obra de arte urbano, si están en conversaciones con organizaciones y municipios para la donación del espacio que servirá de lienzo para la obra.

El emprendedor señaló que una de las claves de su campaña es que la responsabilidad de cada uno para lograr recolectar ese millón de colillas de cigarrillos y, al mismo tiempo, ofrecer soluciones. Si bien habrá jornadas de recolección encabezadas por las distintas organizaciones con las que No más colillas trabaja desde hace tiempo, el foco esta puesto en que cada uno en casa las junte en vez de tirarlas.

¿Cómo se logrará? Se pide a los fumadores y no fumadores que guarden colillas en botellas o bidones de plástico para luego acercarlas al centro de acopio más cercano a su ubicación.

“La idea es trabajar con los distintos municipios del país para que quienes tengan colillas puedan trasladarse a un lugar cercano. Luego nosotros las recogeremos y contabilizaremos para alcanzar el millón”, añadió.

Para facilitar el acceso, la organización está trabajando para que los centros de acopio puedan aparecer en la app ¿Dónde reciclo?, que reúne los diferentes centros de recepción de residuos reciclables en Uruguay.

Además, la organización asegura que acompañará la campaña ambiental con el mensaje de que el tabaquismo provoca problemas de salud.

Fuente: El Pais.com.uy

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.