El Vigía

Un rotundo NO

La pandemia que hoy azota al mundo en su totalidad, nos puso en manifiesto que todo aquello
que manteníamos bajo la naturalizad y la culturalidad de lo normal, tuvo que ser modificado,
desde el hábito del diario vivir hasta nuestras actividades académicas y laborales. Nos tomó
por sorpresa y hasta por errores logísticos de orden social.
Nadie puede dejar de reconocer que el auge tecnológico venía desarrollándose a pasos
agigantados antes de la pandemia del COVID 19, ya empleado nuevas modalidades de
subsistencia en todas las áreas de competencia social. Los procesos de automatización ya eran
denuncias sociales y a su vez, nuevas áreas de competencias para los individuos de todo el
mundo.
Pero me quiero centrar un poco en tiempo y espacio, para poder dar un orden a lo que aquí
expreso. Rocha tuvo la oportunidad de innovar en cuanto al desarrollo de la educación y
oportunidad del Teletrabajo, como una política de juventud, departamental y de horizonte
cerca.
“…El sueño que buscamos no es un sueño individual, es un sueño compartido…”, expresaba
quien, en las elecciones departamentales del año 2015, electo Diputado por el Departamento
de Rocha, José Carlos Cardoso, en una serie de propuestas programáticas, presentaba su
propuesta de teletrabajo, como manera de generar oportunidades que ya estaban en el
mundo y que de alguna forma afectarían positivamente en el mercado de empleos en el
ámbito local.
Fue un martes, por teleconferencia, donde se lanzó la misma y Rocha pudo ser pionero en el
país, en cuanto a tomar una necesidad latente como oportunidad dirigida a jóvenes y un salto
de calidad en política pública. Aquellos argumentos, que fueran vertidos, como acción directa
para el mundo de la informática, las comunicaciones y la tecnología. Hoy, en este mundo
globalizado y tan volátil, es más difícil encontrar alguien que comience su vida laboral en una
actividad, que cumpla su ciclo y se jubile de ese trabajo.
Es muy probable que a lo largo de su vida haya cambiado de responsabilidades y lugares de
trabajo porque esa es la dinámica en la que estamos viviendo como sociedad. Rocha sigue
estando estancado, en ser uno de los departamentos donde los niveles de desempleo se
mantienen y con la pandemia instalada, se incrementan, siendo esto que esa preocupación está todos los días y sabemos lo que es perder el trabajo y con ello entrar en la incertidumbre
de no poder recuperarlo rápidamente.
Aquella idea, en su momento no paso por la única instancia de desmerecimiento, también
cayó en las ideas de la burla, la degradación del debate y manifestando que Rocha no era una
vidriera para el reflejo del mundo laboral.
El resultado de aquella elección ya lo conocemos. El resultado de aquella propuesta podía ser
hoy una contingencia de gran valor para el Departamento de Rocha, pero obtuvo, no solo el
olvido, también un rotundo NO.

Por: Luis Alberto Prieto

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.